saber si estoy enganchada al movil

¿Existe la adicción a las Nuevas Tecnologías?


El mundo está en continúo cambio y las nuevas tecnologías llegaron para quedarse. ¿Tengo adicción a las nuevas tecnologías? ¿Soy adicta al móvil? Desde la psicología online queremos darte algunas respuestas.

Con el paso de los años se han ido haciendo más sutiles y se han adaptado a nuestras necesidades, buscando solucionar los problemas de la vida cotidiana, aunque eso implique que todos tenemos un dispositivo móvil en el bolsillo, bolso o mochila.

Ante esos cambios aparecieron nuevos comportamientos, antes inexistentes o muy aislados, pero que ahora pueden verse a pie de calle, gente hablado por el móvil, gente escribiendo mientras camina, niños pequeños mirando el móvil en sus carritos…

Esos comportamientos han hecho que salten las alarmas y no falten los titulares que alertan de los problemas que acarrean. Los mismos titulares que aparecieron cuando se universalizó la lectura, la aparición de la radio o el teléfono.

A eso le sumamos la falta de información veraz y la falta de educación sobre su uso responsable, lo normal es que se den situaciones alarmantes como las que están apareciendo en los últimos años. Al final, quienes más sufren dicho falso diagnóstico son los más jóvenes.

Los cambios tecnológicos han hecho que los niños nazcan “con un smartphone debajo del brazo”. Los padres se enfrenten a situaciones hasta ahora desconocidas o que nunca habían experimentado.

 

¿Se trata de una adicción a las nuevas tecnologías?


La mal llamada “Adicción a las Nuevas Tecnologías” viene principalmente por el uso común de la palabra “adicción” para referirnos a aquellas personas que pasan mucho tiempo mirando el móvil, viendo series, jugando a videojuegos o hablando por Whatsapp.

Seguro que todos hemos dicho alguna vez “Estoy enganchadado a ver series” o “este juego es adictivo”. El uso común del término ha precipitado que se hable de una adicción a las nuevas tecnologías.

Pero ¿existe dicho potencial adictivo? A nivel oficial y académico existe aún un debate acerca de ello, aunque los datos parecen inclinar a que se trataría más de un problema de control de impulsos que de una adicción.

En primer lugar, por no cumplir los criterios diagnósticos de las adicciones. En segundo lugar, porque si fueran realmente adictivas, todos estaríamos “enganchados” y la sociedad se paralizaría al más puro estilo Black Mirror.

Mi experiencia me ha hecho inclinarme por el término “abuso” y “mal uso” de las nuevas tecnologías para etiquetar dichos comportamientos. De poco sirve utilizar términos alarmantes para avivar un fuego que quema a una población tan vulnerable como los adolescentes y jóvenes, época que marca la etapa de verdaderos trastornos mentales posteriores.

Por último, lugar, si tratamos las nuevas tecnologías como “adictivas”, estamos quitando la responsabilidad al que las usa para atribuirla al medio, aportando poco o nada para cambiar la situación.

 

Quizá también te interese...

¿Por qué iniciar tu terapia online?
adiccion nuevas tecnologias


¿Por qué mis hijos pasan horas mirando el móvil?


Es la pregunta del millón. Para responderla debemos acudir a los mecanismos básicos de aprendizaje humano. Como comenté anteriormente, los padres de hoy en día no han nacido con un smartphone debajo del brazo, pero sí que lo utilizan a diario y en cualquier lugar.

Los hijos desde que nacen observan y aprenden que viven en un mundo donde esa pantallita con luz compite con él o ella por la atención de sus padres. No hablemos cuando son los propios padres quienes la utilizan para distraer a sus hijos. No hay una educación en el uso de las nuevas tecnologías, no hay pautas de uso del móvil ni se conocen hoy en día sus consecuencias físicas, psicológicas y de desarrollo por su uso a edades tempranas.

El uso y abuso del móvil o de las nuevas tecnologías tiende a normalizarse con el tiempo. Son los usuarios “noveles” quienes tienen el potencial riesgo de descontrolar su uso, principalmente si están en plena adolescencia o infancia, pero la tendencia informa que conforme aumenta la edad o el tiempo de uso de internet, tiende a usarse menos (Chou y cols, 2005).

Al principio la red es un lugar impredecible y novedoso, que aumenta la respuesta de placer que provoca, pero una vez nos cansamos de explorarla y se vuelve un entorno menos impredecible, su uso se normaliza.

 

Los estilos parentales para enfocar el uso de las nuevas tecnologías

 

Hay dos estilos parentales de afrontar el uso de las nuevas tecnologías que promueven la aparición de dicha conducta de abuso o mal uso:

 

1. Un estilo parental restrictivo basado en la prohibición de posesión y uso de las tecnologías y un estilo parental despreocupado ante las mismas. En el primer caso, no debemos olvidar que vivimos en un mundo donde todo el mundo las utiliza (incluido sus padres), por lo que impedir el acceso de los más jóvenes no sólo le provoca efectos negativos a nivel social entre sus amistades, sino que ya son los propios colegios quienes exigen el uso de las mismas para muchas de sus tareas. En estas familias hablar sobre tener un móvil o un videojuego suele provocar discusiones y conflictos.

 

2. El estilo parental permisivo también tiene efectos perjudiciales que precipitan el mal uso de las tecnologías. Al no establecer normas o límites para su uso, el número de horas que pasa el joven usándolas puede sobrepasar la media recomendada diaria para su edad. La Academia Americana de Pediatría recomienda menos de una hora diaria para niños de entre 3 y 6 años, siempre acompañado y controlado por los padres. Para chicos mayores de 6 puede aumentar el tiempo progresivamente, sin superar las dos horas diarias.

 

Por muy intenso que sea su uso, siempre podemos usar los métodos que ofrece la psicología cognitiva-conductual para reducir el uso de las nuevas tecnologías, y eso es lo que ofrecen las terapias psicológicas. Se busca que la persona (adulto o adolescente) haga un uso funcional, responsable y adaptativo de las nuevas tecnologías, sin que pierda el control usándolas en detrimento de otras actividades que afecten a su salud, vida social o trabajo/estudios.

Si tú o tus hijos tenéis cierto descontrol utilizando el móvil, no dudes en solicitar tu consulta psicológica online y empezar con una de nuestras psicológas online a darle la vuelta. Tanto para la psicoeducación de tus hijos como para la tuya propia,  será muy beneficioso. Empieza ahora tu terapia online.

 

terapia adiccion movil

Comentarios

Deja tu comentario

{{ message }}
{{ errors.name[0] }}
{{ errors.email[0] }}

Quedan {{ commentLimit }} carácteres

{{ errors.comment[0] }}
¿Te ayudamos?

Chat directo

Hablando con {{ you.name }} Consultas de 5', L a V, de 9 a 15 y de 17 a 23

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Seguro que quieres cerrar tu sesión?

Cerrar sesión

Para crear una cuenta vamos a tener que terminar el chat

Cerrar chat y crear cuenta