¿Cómo manejar la incertidumbre?: Tiempos de Coronavirus y Cambios

manejo de la incertidumbre

 

Los humanos somos animales de costumbres. Sentir la seguridad de que las cosas van a salir como queremos/necesitamos/esperamos nos hace experimentar tranquilidad y estabilidad y tolerar mejor la incertidumbre. De alguna forma, las certezas nos dan esa sensación de control que nos ayuda a afrontar nuestro día a día.

 

Sin embargo, la realidad es que controlar todo lo que pasa fuera de nosotros es imposible. Ahí es donde entra la incertidumbre. Si nos detenemos a analizarla, podemos definirla como esa sensación de la falta de certeza sobre lo que pasaráen el futuro próximo o lejano, especialmente cuando nos genera inquietud. Todos hemos experimentado al menos alguna vez que las cosas escapan a nuestro control sintiéndonos inseguros e inestables como consecuencia.

 

Incertidumbre en la era del COVID-19

 

El coronavirus nos recordó que la incertidumbre puede aparecer en cualquier momento, de hecho, a nivel global estamos afrontando la nueva normalidad sin saber qué va a pasar. Si la incertidumbre formaba antes parte de nuestra vida, en estos momentos está más presente; muchas cosas han cambiado desde que empezó la pandemia: pérdida de familiares y trabajos,  inestabilidad económica, reestructuración de las rutinas, falta de refuerzos positivos, etc... Por lo que, obviamente es normal que nos sintamos perdidos y ansiosos ante este tipo de situaciones.

 

 ¿Cómo funciona la incertidumbre y cómo podemos manejarla?

 

Cuando nuestro cuerpo cuando se enfrenta a una situación ambigua y desconocida, se generan cambios a nivel físico, conductual y emocional. Es fácil que la respuesta sea quedarse paralizado. Incluso imaginarnos escenarios extremos y negativos, lo cual nos produce ansiedad anticipatoria y malestar. 

 

Soltar esta necesidad certeza no es fácil. Sin embargo, existen algunas formas de manejar la incertidumbre de una forma más adaptativa.

no saber que va a pasar coronavirus

 

¿Cómo convivir con la incertidumbre?

 

  1. Las probabilidades:

 

En vez de centrarnos en respuestas binarias sobre las circunstancias, y ponernos en el peor de los casos, podemos coger papel y boli y escribir las probabilidades de que las posibles hipótesis que tenemos sobre un hecho futuro se cumplan. Intenta ser lo más objetivo que puedas y piensa en cómo te has sobrepuesto en situaciones del pasado a cosas parecidas.

 

Por ejemplo, ante la situación de duelo porque nuestra pareja nos ha dejado, pensar “¿qué voy a hacer ahora?“  puede dar lugar a la hipótesis  “no lo voy a superar nunca” lo cual puede ser un escenario extremo. Podemos mejor pensar en que esa hipótesis tiene una probabilidad muy baja de cumplirse, y que ya hemos superado en el pasado otras rupturas habiéndonos repuesto e incluso vuelto a enamorar.  

 

  1. Lo que sí podemos controlar:

 

Podemos darle la vuelta a la tortilla y en vez de focalizar nuestra atención en las cosas que no podemos controlar, como por ejemplo que haya un nuevo rebrote por coronavirus, centrarnos en lo que si podemos hacer para disminuir las probabilidades de que esto suceda, como por ejemplo, ponernos la mascarilla, actuar de forma responsable, cuidar a las personas más vulnerables a la enfermedad. 

 

Además, podemos poner atención en cuidar nuestras emociones, darles su espacio y hacer aquellas cosas que nos aportan bienestar y satisfacción en nuestra vida cotidiana, así como también pensar en nuestros logros y potencialidades.

 

 

  1. Trabajar la flexibilidad cognitiva

 

Aceptar que no podemos controlar el futuro es complicado. Sin embargo es importante trabajar la flexibilidad cognitivaante situaciones inesperadas,  la vida está llena de ellas e intentar controlar todo es un peso muy grande que muchas personas cargan en su espalda. Soltar esa responsabilidad muchas veces acaba siendo un alivio necesario.

 

Para ello podemos intentar ser más espontáneos en ciertos aspectos de nuestra vida y observar cómo nos sentimos.  Dejar que otras personas hagan o decidan por nosotros, cambiar de bares o comprar una marca de yogures diferente, con ejemplos tan básicos podemos poner en práctica la espontaneidad y observar las sensaciones que nos producen.

 

 Si a pesar de estos tips, manejar vuestra incertidumbre se os está haciendo una tarea muy difícil, no dudéis en contactarnos y pedirnos ayuda. Fortaleciendo por ejemplo la gestión de la ansiedad en terapia, podrás adaptarte mejor. de Recordemos que está bien buscar ayuda cuando algo nos supera, en Y Psi Hablamos estamos justo para esto. Feliz día 😊

 

estoy preocupada por que pasara con el coronavirus
Descubre Cómo podemos Ayudarte

Descubre Cómo podemos Ayudarte

 Empieza Ahora

Comentarios

Deja tu comentario

{{ message }}
{{ errors.name[0] }}
{{ errors.email[0] }}

Quedan {{ commentLimit }}carácteres

{{ errors.comment[0] }}
¿Te ayudamos?

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Seguro que quieres cerrar tu sesión?
Cerrar sesión
Para crear una cuenta vamos a tener que terminar el chat
Cerrar chat y crear cuenta