esteretipo del fisico en gays

Soy Gay y estoy muy preocupado por mi físico, ¿qué hago?

 

Para bien o para mal, vivimos en una sociedad sumamente hedonista que ensalza el placer por encima de todas las cosas, sobrevalora la juventud y mira para otro lado ante los problemas reales de la vida. ¿te sientes atrapado en los cánones y estereotipos estéticos en la comunidad gay? Desde una perspectiva LGBT, vamos a explorar este fenómeno tan habitual entre los hombres gays.

 

Indudablemente se encuentran la comida y el sexo serían los más representativos. Pero en el mundo del culto al cuerpo, los inalcanzables cánones de belleza y la sobrevaloración de la delgadez sucede que a veces ambos placeres se vuelvan antagónicos.

 

La sobrevaloración del físico en el colectivo gay
 

Ese culto al cuerpo se nos instala en la mente del hombre gay “a sangre y fuego” produciendo un grandísimo descontento con nuestra imagen corporal, ya que, la gente de a pie tiene un cuerpo normal y quien tiene un buen cuerpo busca los fallos donde no los hay.

 

Todo esto ha contribuido a que hayan aumentado los afiliados a los gimnasios pero no por motivos de salud, sino por estética. Siendo los hombres gay unos candidatos muy propensos a apuntarse para “estar atractivos.”

 

La presión que el hombre gay sufre sobre su imagen es mucho mayor que el hombre heterosexual. Nada más que hay que ver una revista gay, un anuncio publicitario o una serie de televisión para ver que al hombre gay lo representan como un chico con cuerpo 10 (depilado), refinado, modosito y muy ligón. ¿Pero realmente esto tiene que ser así?

 

Ese estereotipo gay se ha compartido a nivel social, hay quien habla de “anatomía gay.” Muchas personas se piensan que el hombre homosexual promedio se cuida más que el hombre heterosexual, por lo tanto eso implica que mire más por su imagen, cuide lo que coma, que haga ejercicio y que vista a la última.

 

Las expectativas exageradas y una gran sobre-exigencia dentro del propio colectivo LGTB, han desencadenado desafortunadamente una serie de creencias irracionales relacionadas con la imagen corporal, algunas de ellas son las siguientes:

 

  • Si no estás delgado, no ligas porque nadie se va a fijar en ti.”

  • Los gorditos tienen menos sexo.”

  • Tengo que ir bien vestido, de lo contrario, voy a parecer anticuado.”

  • Voy a comer menos y hacer más ejercicio, si no, voy a engordar.”

     

Todas ellas son creencias sin una base real que tienen como base una compulsiva búsqueda de aprobación, es decir, contentar a lo que se supone que la gente espera de uno. El precio a pagar es que la persona se pierde a sí misma por el camino.

El tema del tamaño del pene y la conformidad con él, es un caso aparte, pues nos daría para escribir otro artículo tan largo como este.

 

Consecuencias de ser un esclavo de tu imagen
 

Cuando tu identidad o el concepto que tienes de ti mismo se basa solo en lo externo, pasas por alto el resto de características que te hacen ser una persona única. Es como “jugarse toda la partida a una sola carta.” A la larga, cuanto más se alejan tu “yo real” de tu “yo ideal”, menos feliz eres, estas son algunas de las secuelas que ello conlleva:

 

  • Baja autoestima por no coincidir con el canon de belleza.

  • Aislamiento social por timidez y miedo a ser rechazado por otros chicos.

  • Posibilidad de desarrollar un Trastorno de la Conducta Alimentaria (TCA).

  • Ejercicio compulsivo o vigorexia para ganar musculatura.

  • Aumento de conductas de tipo histriónico para llamar la atención.

  • Buscar relaciones abusivas y tolerar el abuso por miedo al abandono.

  • Aumento del consumo de alcohol para desinhibirse y poder ligar sin vergüenza.

  • Renunciar a tu manera de ser o de vestir por contentar a otros.

  • Dejar de ser asertivo y no dar a respetar tus derechos.

 

En cuanto a los Trastornos de la Conducta Alimentaria, el 90% suelen padecerlos mujeres y el 10% hombres, siendo en su mayoría homosexuales. Por lo tanto se considera un grupo de riesgo para padecer Anorexia Nerviosa (AN) o Bulimia Nerviosa (BN).

 

En cualquier caso, tanto las mujeres hetero, como los hombres gay buscan por lo general resultar atractivos a los hombres y sufren esa presión social sexista que le hacen caer en esta trampa.

 

Pero, pregúntate: ¿realmente todos los hombres se fijan sólo en el físico? ¿Ninguno valora la personalidad en lugar de la presencia? ¿Para estar en el mercado hay que estar musculoso, depilado o “hecho un figurín”? ¿A ningún hombre gay le molan los chicos con un cuerpo normal? En caso de afirmar positivamente algunas de las preguntas previas: ¿Qué pruebas reales y observables por todo el mundo tienes para afirmar esto?

 

A estas alturas te habrás dado cuenta de que “no todo el monte es orégano”, ni todo el mundo es tan superficial. Es aquí donde entra en juego “La ignorancia pluralista”, donde el grupo de las personas atribuyen una actitud a la mayoría que no coincide con lo que la gente piensa individualmente en privado, dicho de otro modo, todo el mundo comparte a nivel plural una visión falsa de la realidad y actúan acorde con esa visión para no ser excluidos del grupo.

 

¿Entonces estamos buscando la aprobación de un “público fantasma”? Naturalmente sí habrá gente que sobrevalore el físico, pero no es una mayoría ni mucho menos.

 

¿Cómo mejorar la autoestima del hombre gay?
 

Lo más importante es que comiences a respetarte, a aceptarte y a quererte cómo eres en realidad, y a quien no le guste “que mire pa´otro lao.”

 

Lo que verdaderamente resulta más atractivo de una persona es la confianza en sí misma, que tenga unos principios sólidos, que luche por lo que realmente quiere en la vida, que sea madura y que tenga buenos sentimientos.

 

Es cierto que un cuerpo o una cara bonita son muy agradables de ver, pero no duran para toda la vida, los años, una enfermedad o un accidente pueden arrebatarlos en el transcurso de la existencia. ¿Y ahora qué? ¿Se acabó todo?

 

Quizá también te interese...

Cómo saber si soy gay
la preocupacion por la imagen en hombres gays

 

Consejos para superar la presión social hacia el físico
 

Puedes seguir algunas de las siguientes pautas para mejorar tu auto-concepto y tu autoestima, pues lo que sientas por ti mismo, será fruto de lo que pienses que eres:

 

  1. Comienza a hablar de ti mismo con respeto, se acabaron los autocastigos del tipo: “soy un inútil”, “no soy atractivo”, etc… Todas las personas nacemos con dignidad por el simple hecho de nacer humanos, por lo tanto, empieza por no insultarte ni menospreciarte. Puede que personas de tu entorno te hablasen así de niño y tú hayas interiorizado toda esa basura de mensajes tóxicos e incapacitantes. Expulsa toda esa porquería de tu mente, tú no eres nada de eso, ¿Por qué habrías de creerte todas esas mentiras? ¿Dónde está escrito que seas así realmente? Si no te respetas tú como te van a respetar los demás…

  1. Busca un círculo social de amigos que te quieran y respeten por cómo eres, no por tu físico o por quien deberías de ser. ¿Realmente querrías ser un objeto puramente sexual? ¿Te gustaría que los chicos que se acercan a ti sea con intención de llevarte a la cama? Admito que esto es un poco drástico, vale. Pero un amigo de verdad está ahí sin compromiso porque es feliz pasando buenos y malos momentos contigo. Ni que decir tiene que le importa un bledo si pesas 70 o 90 kilos.

  2. Nada de sobre-exigencias, si eres muy perfeccionista, estás condenado a la infelicidad, puesto que todo puede hacerse siempre mejor de lo que se hace y nunca acabas estando conforme con nada de lo que haces o tienes. Muchas veces el intento de control del mundo exterior es un intento ineficaz de controlar la inestabilidad interior. Pregúntate: ¿Cuál es la verdadera necesidad tuya que no está satisfecha tras ese intento de control compulsivo?

  3. Haz una lista de cualidades positivas tuyas, si no te sabes ninguna, pregunta a personas de confianza. Además, puedes hacer otra sobre las cosas que se te dan bien hacer. Una vez terminada la lista piensa en qué te han ayudado en la vida y qué te han aportado para poder superar los problemas y crecer como persona. A lo mejor te llevas una sorpresa y vales más de lo que pensabas.

  4. Deja de buscar la aprobación a toda costa, para de compartir miles de selfies en las redes enseñando el cuerpo en calzoncillos. Esto es un pozo sin fondo que refuerza ese sentimiento de vacío y de necesitar a los demás para estar completo.

  5. Pon fin a la renuncia de tus gustos estéticos por agradar a los demás. Viste como te plazca. Del mismo modo, si no te gusta el ejercicio, no lo hagas, si no te gustan los bares de ambiente, no vayas. Lo más importante es que seas fiel a lo que de verdad te dicta tu corazón, a tus inclinaciones naturales. Sabemos que a veces da miedo seguir ese camino de ser uno mismo, pero puede que la ignorancia pluralista esté tras todo esto y no te permita avanzar.

  6. Comienza a ser asertivo. Defiende tu punto de vista, sin llegar a la violencia verbal y respetando a los demás, pero no cedas. Tu opinión cuenta, tu visión del mundo es única. ¿Por qué no compartirla con los demás? Puede que en el pasado te hayan dicho que no valía lo que decías, o que eras una persona poco interesante, pero no tiene por qué ser cierto. Dependerá del punto de vista de tu interlocutor el considerar cuan interesante eres, y recuerda, no todo el mundo tiene por qué ser afín, ni compartir los mismos gustos. Que alguien te atraiga sexualmente, no implica que juntos se pueda formar una relación productiva de pareja o incluso amistad.

  7. Por último, aléjate de personas tóxicas. Estos individuos son arrogantes, controladores, manipuladores, déspotas, faltan al respeto y no te tienen en cuenta salvo para explotarte. El resultado es que tu estado de ánimo y tu autoestima van cada vez a menos, por eso, realmente no necesitas intoxicar tu mente con “el veneno” de sus comentarios desfavorecedores. ¡Arrímate a gente que te sume y no que te reste!

 

Si además de esto, ves que tu auto-concepto y por ende, tu autoestima no mejoran, no dudes en contactar con un psicólogo que pueda llegar al meollo del problema y pueda darte una visión objetiva de lo que puede estar pasándote. Recuerda, empieza a quererte de verdad, sin importar tu apariencia, lo que es relevante de verdad es invisible. Ámate, con los ojos abiertos, no desde la altanería.

 

psicologo para superar estereotipos gays

Comentarios

Deja tu comentario

{{ message }}
{{ errors.name[0] }}
{{ errors.email[0] }}

Quedan {{ commentLimit }} carácteres

{{ errors.comment[0] }}
¿Te ayudamos?
Chat directo
Hablando con {{ you.name }} Consultas de 5', L a V, de 9 a 15 y de 17 a 23

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Seguro que quieres cerrar tu sesión?
Cerrar sesión
Para crear una cuenta vamos a tener que terminar el chat
Cerrar chat y crear cuenta