como salgo del armario

¿Cómo es la vida fuera del armario?

 

Sigue habiendo más de 70 países donde se penaliza la homosexualidad en pleno siglo XXI, otros tantos “del primer mundo” que son muy conservadores y no permiten las uniones formales o matrimonios entre personas del mismo sexo. Hoy vamos a hablar de la vida fuera del armario.

 

En medio de ese panorama, se encuentra España, un país progresista al respecto, más avanzado en tolerancia que muchos países de la Unión Europea y que el propio EEUU. Pero dentro de nuestro estado, aunque sean menos, sigue habiendo esporádicamente agresiones homófobas, partidos conservadores en contra del progreso LGTB y los clásicos machistas que recurren al chiste fácil de “mariquitas”.

 

Partiendo de todo lo anterior y tras pasar por casi cuatro décadas, ser abiertamente persona LGTB no es algo de lo que uno deba arrepentirse. Y a quien no le guste, ya sabe. El orgullo es lo contrario a la vergüenza y no hay nada malo en los sentimientos ni en la sexualidad.

 

El proceso para salir del armario es como quitarse capas de coraza manera progresiva, hasta ser uno mismo. Puedes ojear artículos previos sobre los consejos para salir del armario o soy gay y no lo acepto para entender mejor a lo que me refiero.

 

La vida dentro del armario

 

La estar de dentro del armario, es sumamente asfixiante, vives fingiendo, como si fueras un actor. Acabas aparentando que te atraen las mujeres sin ser cierto, con lo cual te sientes deshonesto contigo mismo. Sobre todo cuando haces alarde innecesariamente de “tu hombría”.

Pero tras todo este teatro, cada vez que ves a un chico guapo, o a una pareja del mismo sexo, no puedes evitar sentir cierta envidia, celos o vacío por no tener el valor de quitarte la máscara. Otra opción igual de inútil, es simplemente negar que te gusten los hombres. “Pan para hoy y hambre para mañana”.

Un primer paso sería contárselo a alguien de confianza, para ir entrenando. Aunque, una de las cosas más difíciles es contar a la familia que te gustan los hombres, temes no recibir su aprobación, que se enfaden contigo, que les desilusiones. A ver, es comprensible, nuestros miedos se alimentan de nuestras creencias irracionales.

Pero a veces te puedes llegar a sorprender cuando descubres que tus padres son más tolerantes de lo que pensabas. Una vez que ya se lo has dicho a tus padres, el resto del mundo suele ser más sencillo.

 

¿Cómo es salir del armario?

 

Al principio, la sensación es similar a cuando llevas un buen rato a oscuras y sales a la calle, primero no ves bien por dónde vas, o si “pisas tierra firme” y luego te lanzas a caminar. No se trata de ir pregonando a los 4 vientos que eres gay, pero en el momento en que surge la conversación sobre si tienes pareja o una familia con amigos, compañeros de clase, de trabajo o vecinos, lo acabas diciendo con la misma naturalidad que si tu pareja fuese una mujer.

Hoy en día ya en muchas situaciones no es necesario ni comentarlo, no hay por qué etiquetarse, ya hay bastantes falsas etiquetas.

A medida que vas saliendo del armario, el término “pareja”, es el más usado por las personas LGTB, luego cuando ganas más confianza con la gente dices “novio” o “marido” si estás casado o eres pareja de hecho.

 

que pasa cuando dices que eres gay

 

En esas situaciones, hay gente que se sorprende porque “no pensaba que eras gay”, baja de su asombro cuando le dices que “eres la misma persona de siempre” y que la homosexualidad no tiene por qué notarse. Más allá de los estereotipos en la comunidad gay, hay muchas clases de gays que no tienen por qué clasificarse como si de un “libro de botánica” se tratase.

 

La vida fuera del armario

 

La respuesta es que vives una vida absoluta y completamente normal, no notarás la diferencia.

Ha habido un gran cambio generacional en la primera década del S.XXI y más aún en esta siguiente. Si le dices a un chico hetero “guapo” “no sale corriendo” y si quedas con él por pura amistad a tomar algo o a charlar, no teme que “intentes cambiarle de acera.”

Tu entorno no cambiará mucho, tu círculo seguirá siendo tu círculo. Con el tiempo te das cuenta la gente que importa de verdad, te quieren, te respetan, te aprecian y quieren que formes parte de sus vidas.

Te darás cuenta que no te sientes diferente a tus compañeros, amigos o familiares heterosexuales; Los hobbies de una persona gay no son diferentes a los de los demás. ¡Quita de tu cabeza el mundo de la ropa, el maquillaje, la peluquería, las novias o la decoración, eso es un estereotipo muy desfasado!

Puede que tengas un estilo de vestir clásico sin estridencias, puede que pases de dietas y “cuerpos 10” disfrutando de la comida de todos los países. Quizá te guste salir a caminar con música, quedar con los amigos los fines de semana. Puede que también te apasionen los animales, la ciencia ficción, los buenos debates, leer una buena novela, la música o ver una peli de terror y suspense.

Puedes ser donante de sangre, sentirte en compromiso con el medio ambiente, o luchar por la igualdad de derechos de todas las personas. Del mismo modo, puede que seas creyente. Vamos, puede que tengas una vida nada fuera de lo común.

 

Visto en perspectiva

 

Con el paso de los años miras atrás y ves lo lejos que quedan aquellos años donde temías estar fuera del armario, puede que para entonces lleves 10 años viviendo con tu marido sin ningún tipo de escollo en este aspecto, cada uno tiene su trabajo donde todo el mundo puede que sepa que sois gays. Incluso los vecinos más ancianos, sabiendo que sois dos hombres viviendo juntos y no se escandalizarán para nada.

Tendrás una vida de lo más corriente; Entre familiares y amigos celebrareis los cumpleaños, las Navidades, las fiestas locales, los Carnavales o Halloween. Dentro de ese círculo, no habrá diferencias entre la pareja que formáis tu marido y tú con respecto a las otras parejas formadas por hombres y mujeres.

Tendréis hijos por el método que consideréis oportuno, o en ausencia de estos, un buen número de sobrinos que sabrán que sois “los titos gays” pero lo verán de lo más natural, ya que si lo van sabiendo desde pequeños no les supondrá ninguna confusión ni ningún “trauma”. Lo mismo ocurrirá con los hijos de vuestros amigos heterosexuales, que sabrán que sois una alternativa al tipo de pareja que forman sus padres. Nadie se asusta de nada.

¿Crees que si “salieses del armario” o aceptases que eres LGTB, tu vida sería muy distinta a la que tienes ahora? ¿Apuestas por tu felicidad?, ¿Te atreves a trascender la búsqueda de aprobación y ser tú mismo/a?

 

Psicólogos online especializados en personas LGTB

 

Si tienes problemas con alguno de estos aspectos puedes contar con nuestros servicios especializados en personas LGTB, te estamos esperando al otro lado. 

En tus manos está en seguir con la función de teatro o dejar el escenario comenzando a vivir una vida auténtica.

 

terapia para personas homosexuales online

Comentarios

Deja tu comentario

{{ message }}
{{ errors.name[0] }}
{{ errors.email[0] }}

Quedan {{ commentLimit }} carácteres

{{ errors.comment[0] }}
¿Te ayudamos?
Chat directo
Hablando con {{ you.name }} Consultas de 5', L a V, de 9 a 15 y de 17 a 23

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Seguro que quieres cerrar tu sesión?
Cerrar sesión
Para crear una cuenta vamos a tener que terminar el chat
Cerrar chat y crear cuenta