¿Timidez o fobia social?: La terapia online será tu aliada en ambos

¿Timidez o fobia social? 
La terapia online será tu aliada en ambos

Todos estamos acostumbrados a que haya personas más calladas y otras más habladoras, a que hay quien es más reservado y quien lo cuenta todo, a que algunos sean el alma de la fiesta y otros quieran camuflarse con la cortina del salón, pero ¿te has planteado alguna vez qué es la timidez?

Como íbamos adelantando la timidez coloquialmente es tratada como un rasgo de la personalidad aunque en realidad describe una serie de patrones psíquicos y conductuales a los que acabamos de hacer referencia: introversión, pasividad o evitación conductual en lo que a relaciones sociales se refiere, una serie de sensaciones físicas como por ejemplo sudoración, calor, nerviosismo al hablar y también dentro del mundo psicológico hay pensamientos negativos que acompañan a los tímidos en los momentos de relacionarse, tales como: “Acabo de decir una tontería”, “Todos van a pensar que soy un soso”, “Van a notar que estoy nervioso”, “No sé relacionarme”, etc...

En el monólogo interno del tímido con estos pensamientos que le acompañan hacen que relacionarse con los demás sea una tarea complicada y realmente lleguen a sacar conclusiones del tipo: “No sé relacionarme”. ¿Te imaginas si cada vez que estuvieras en un entorno social tuvieras a tu propia voz en tu cabeza dicéndote a cada momento que eres inhábil, que eres un aburrido, que se van a reír de ti o que no vales para hacer amigos? Pues ése es precisamente su escenario diario. Generalmente el adulto tímido lo era de niño, puede ser que le premiaran por ser un niño “educado” cuando estaba callado y eso lo haya asociado a algo bueno. Quizá en algún momento alguien se rió de él en alguna intervención y desde entonces pasó a estar hipervigilante a los signos negativos en las situaciones sociales, o a lo mejor siempre ha tenido mucho miedo a la evaluación de los demás.
 
 Las emociones que experimenta el timido en las situaciones sociales por supuesto no son muy agradables, esto les lleva frecuentemente a refugiarse en su propia compañía, aunque más por no pasar por esas situaciones que por que quieran estar solos. Cada vez que tratan de interactuar con alguien, sobre todo si es alguien nuevo, empieza el monólogo negativo y sienten miedo a ser rechazados. Si perciben algún signo negativo en su interlocutor la vergüenza se apodera de ellos y con ella todos los síntomas físicos que tanto temen: calor, sudor, ponerse rojos... Esos síntomas los interpretan como algo negativo y les lleva a concluir que no han hecho una buena intervención y que por tanto es mejor no intentarlo muy a menudo.

 Pero, ¿se puede vencer la timidez? No vamos a engañarnos, todos tenemos características de personalidad que nos hacen únicos, y el que es tímido no va a convertirse en el alma de la fiesta, no obstante sí hay algunos consejos que os podemos dar para que os abráis un poco más al mundo de las relaciones para conseguir tener un puñado de buenos amigos, que al final es lo importante, calidad que no cantidad. Ahi van:
 
¿Cómo superar la timidez?

- Exponte a situaciones sociales. De cajón, ¿verdad? 
 
- Cuando empiecen esos pensamientos negativos, trata de no enfocar tu atención en ellos, cuestiona la credibilidad que les das, cuestiona su veracidad.
 
 
- Recuerda que no se trata de hacer ninguna intervención brillante, solo de conocer a los demás y conectar. No hay nadie a quien deslumbrar.
 
- Compórtate como te nazca, no pienses mucho lo que vas a decir. A quien le interese bien y a quien no también, quieres establecer conversaciones auténticas, esto no es una entrevista de trabajo donde uno “pase o no pase”.
 
- Fíjate en en tu entorno en vez de en ti. Presta atención a ellos, no tanto ti.
 
- Cuando aparezca algún síntoma físico de vergüenza, no le des importancia, por que no la tiene. Sudar puede ser como estornudar, ponerse rojo como toser. Son solo síntomas y en realidad casi nadie está muy pendiente de estos detalles, créeme si te digo que la gran mayoría de la gente ni se entera de todo esto.
 
- Bueno, y ¿cómo saber si tengo fobia social? Éste sería un caso extremo de timidez y miedo a la evaluación, digamos que todo lo que hemos comentado se multiplica x100 y que la inhibición conductual es practicamente completa, hay varias áreas de tu vida cotidiana que están afectadas, muchos por ejemplo no pueden ni ir a trabajar, ¿es este tu caso?
 
- Para acabar, si llevas muchos años luchando contra tu timidez, piensa en hablar con un psicólogo online de nuestra plataforma y empieza a hacer terapia online. Aprende a través de nuestro entrenamiento en habilidades sociales a superar tus propias barreras, a gestionar la ansiedad y vergüenza asociadas, a calmar tu mente y siéntete por fin, libre... ;-)

Quizá también te interese...

Ataque de pánico y ansiedad

Comentarios

Deja tu comentario

{{ message }}
{{ errors.name[0] }}
{{ errors.email[0] }}

Quedan {{ commentLimit }} carácteres

{{ errors.comment[0] }}
¿Te ayudamos?

Chat directo

Hablando con {{ you.name }} Consultas de 5', L a V, de 9 a 15 y de 17 a 23

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Seguro que quieres cerrar tu sesión?

Cerrar sesión

Para crear una cuenta vamos a tener que terminar el chat

Cerrar chat y crear cuenta