Crisis de pareja y vacaciones. ¿Cómo evitar el divorcio?

 

Crisis de pareja y vacaciones. ¿Cómo evitar el divorcio?

 

Han llegado las vacaciones, con ellas mucho tiempo libre, con ellas el reencuentro entre las parejas, con ellas la crisis. Pero, ¿por qué se rompe la pareja en verano? Los datos nos dicen que es época de rupturas, curiosamente el momento que más habíamos estado esperando no es precisamente una luna de miel y es que de repente pasamos de estar apenas algunas horas con nuestra pareja a todo el día, toda la semana, todo el mes. Nuestro equipo de psicólogos online recibe muchas consultas en esta materia y en este artículo te explondremos consejos para evitar el divorcio.

 


Carmen y Juan llevan casi diez años juntos. Su historia empezó cuando eran muy jóvenes en la universidad, ahora son dos adultos de 43 y 47 años respectivamente. Ambos tienen trabajos absorbentes y complejos, en puestos de responsabilidad.

Normalmente Carmen se encarga de hacer el almuerzo y Juan de la cena, se turnan para comprar y limpiar semanalmente, sacan unos minutos que roban al sueño por la noche para contarse qué tal les ha ido el día, se coordinan a la perfección. Desde fuera se les ha visto siempre como una de las parejas más sólidas del grupo.

Cuando llegó la noticia en septiembre de que se separaban todos nos quedamos ojipláticos. Hablando con cada uno nos llegó exactamente la misma explicación: Es que no le soportaba, somos muy distintos, desconocidos prácticamente y no nos habíamos dado cuenta.

Discutíamos por todo, no teníamos nada en común, nos habíamos convertido en dos personas muy distintas y no nos percatamos, fueron pasando los años cada uno ocupado en lo suyo y hasta hoy. Hemos decidido seguir nuestro camino de mutuo acuerdo.

 

Causas de una crisis de pareja y soluciones: ¿Cómo superar una crisis matrimonial y un divorcio?

 

-Desconexión: Como el caso de Carmen y Juan, a veces sucede que las parejas ya no se conocen. Llevan vidas muy distintas y funcionan casi a modo de empresa, con obligaciones y pocos momentos de encuentro. Es importante dedicar algo de tiempo al placer.

 

-Desamor: Sencillamente ya no se quieren y es pasando tiempo juntos como se dan cuenta. No es que el verano haya roto la pareja, es que la pareja ya estaba rota. En este caso hay poco que hacer, sincerarse y dejar marchar al otro es lo mejor.

-Desconfianza: Pasando tiempo juntos se toma conciencia de que el proyecto en común no es lo que se esperaba y se pierde la confianza en el mismo. En este caso podemos tener una charla honesta, revisar nuestras expectativas y crear algo nuevo.

 

-Desatención: En vacaciones se espera el reencuentro de la pareja, cuando una parte o ambas muestran desinterés y poca atención a la otra, es probable que esa indiferencia les haga mella y se concluya que se interesan más bien poco el uno al otro. Nuestro consejo es que salgas de las rutinas típicas de pareja y que te atrevas a hacer algo distinto con él/ella. Muchas veces etiquetamos a las personas en base a lo que les hemos visto hacer y eso nos da una idea de cómo son. Permítete redescubrir a tu pareja y sorprenderte con facetas suyas que no esperabas.

 

-Discusiones: Al haber más situaciones a las que la pareja se expone pueden surgir diferencias de opiniones y por tanto discusiones. Se dan cuenta de que no piensan igual y las tensiones se multiplican. No pensar igual no es necesariamente algo negativo y se puede aprender a discutir con distintas fórmulas en las que expresemos nuestro punto de vista de manera asertiva, escuchemos el del otro y lleguemos a acuerdos.

 

-Disminución del deseo: La disponibilidad constante de la pareja durante las vacaciones puede traducirse en una bajada de la líbido. El ser humano es así, nos gusta lo inaccesible, lo misterioso, lo prohibido y lo difícil. Para reavivar el deseo o para que ésta no se extinga podemos poner en práctica multiplicidad de juegos. Por ejemplo decir que no de vez en cuando y “hacer sufrir” a tu pareja por unas horas. Sorprenderlo/a en un lugar y hora que estén totalmente fuera de lo que se suele hacer también es un potente estimulante. Atreverse a pedir aquello que siempre te ronda la mente pero que nunca haces, esos días en los que la pareja pasa mucho tiempo junta, son perfectos para generar la intimidad adecuada y cruzar ciertas fronteras.

 

En general vemos en común que las causas de una crisis de pareja que hacen que las parejas se separen tienen que ver con la falta de costumbre de estar el uno con el otro. Se puede sobrevivir al verano, si ponemos soluciones a los desacuerdos de pareja y pensamos en las diferencias no como algo irreconciliable y que nos separe, sinó como parte de la diversidad humana.

 

En cualquier caso, si ves que en estos días están saliendo a la luz algunos de los problemas que hemos descrito, te recomendamos que lo cojas a tiempo, hagas algunas sesiones de terapias online en nuestra plataforma y hables con un psicólogo online. La ayuda psicológica no está solo exclusivamente para cuando ya se trate de una ruptura amorosa o desengaño, hablando en el momento justo podemos evitarla. Empieza hoy y pide tu primera consulta psicológica online con nosotros. Evitar el divorcio es posible, te decimos cómo.

Quizá también te interese...

¿Cuáles son las habilidades sociales?

Comentarios

Deja tu comentario

{{ message }}
{{ errors.name[0] }}
{{ errors.email[0] }}

Quedan {{ commentLimit }} carácteres

{{ errors.comment[0] }}
¿Te ayudamos?

Chat directo

Hablando con {{ you.name }} Consultas de 5', L a V, de 9 a 15 y de 17 a 23

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Seguro que quieres cerrar tu sesión?

Cerrar sesión

Para crear una cuenta vamos a tener que terminar el chat

Cerrar chat y crear cuenta